ÚLTIMAS RESEÑAS

Friday Focus #03 | Y tú, ¿dónde lees?

15 septiembre 2017

Hola a todos, ¿cómo estáis? Ya estamos acabando la semana y espero que la depresión postvacacional esté pegando poco. Hoy es viernes y toca un Friday Focus así que vamos al tema. Hoy hablamos de:
Leer es una cosa muy personal, que consiste en encontrar un momento y un lugar adecuados lo que ocurre es que no siempre se dan las circunstancias adecuadas.

Creo que todos los lectores ansiamos tener una de esas bibliotecas de ensueño, repletas de libros de suelo a techo y pared a pared con un cómodo sillón y enormes ventanales por lo que los la luz natural entra sin miramientos para inundarnos y así disfrutar de la lecturas con nuestro té/café en la mesita auxiliar junto al sofá y un montón de flores frescas sobre el piano de cola...Esta última parte es opcional, claro.
Vaaaaaleeee...igual lo de los libros hasta el techo no mola tanto...
La realidad es, por supuesto, bien diferente. El caso es que al final cada uno lee dónde y cómo puede. Así que vamos a hablar de sitios donde la gente suele leer. Seguro que habéis leído ahí mil millones de veces.

La playa, es uno de los sitios donde la gente suele leer. Yo lo suelo hacer pero reconozco que tiene sus pros y sus contras. El pro es la brisa marina, el calor del solete, el ruido tranquilo del mar y la tranquilidad (cuando la playa no está hasta las banderas, claro) y el contra está bastante claro: arena, arena por todas partes, entre las páginas, en las solapas y en los lomos. Mi recomendación, lleva lecturas y ediciones de bolsillo, encoladas y sin solapas ni sobrecubiertas y que no te de pena que se puedan estropear un poco. ¡Y a disfrutar de la lectura!
Y si te has dejado el gorro siempre puedes usarlo de sombrilla
Y ya que estás en la playa quizá te apetezca irte un poco más allá. Montarte en un barco, colgarte en una red y usarla como hamaca y leer directamente sobre el mar.
Lo peor de esto es el tema viento y la salitre, que desgasta.
Y ya puestos, un clásico de los clásicos. Leer en el tren. ¿Quién no se ha chupado un viaje de unas cuantas horas a lomos del gusano de hierro? Ya que algo hay que hacer para matar el tiempo mientras llegamos a destino mucha gente lo ocupa en acabarse las lecturas. Eso sí, por experiencia propia, no te lleves libros que pesen, ni muy densos, y llévate al menos un par de libros por si alguno de los dos no te acaba de enganchar.
¿Ves? Tenías que haberte llevado otro libro, que se ve que este ni fu ni fa.
Por supuesto esto es aplicable también a bus y metro, los trayectos cortos se pueden aprovechar de muy buena manera para ir avanzando en lecturas.Palabrita de lectora. No olvides, libro siempre en bolsos y mochilas...SIEMPRE. Y también en coche cuando no conduzcas tu, obviamente.
 
Luego hay un montón de sitios de lecturas muy típicos que todos hemos usado porque, cuando no tienes mucho tiempo, a veces tienes que improvisar y leer cuando sacas un minuto. Como por ejemplo, cuando te pones leer mientras comes para sacarle rendimiento. Eso sí, mejor no sea de humor por si acaso te da la risa y la lías parda y te arrepientes de hacerle gotelé al libro.
Lee, Ron, lee como no has leído en tu vida.
Otro clásico de los clásicos es leer mientras caminas. Es guay si lo haces en espacios abiertos, sin zanjas, escalones, desniveles ni otros accidentes geográficos. PERO SOBRETODO SI NO HAY POSTES, FAROLES NI ANDAMIOS A LA VISTA. Esta actividad lectoras de riesgo ya va por cuenta de lo que un lector valore su integridad física...y la de su libro si ha llovido.
Si Keira, tu compureba que el diente está en su sitio, disimulando.
Si de todos modos veis que la actividad puede volverse peligrosa, siempre tienes la opción de sentarte bajo un árbol a leer. Tiene muchas ventajas, te da apoyo lumbar, sombra, se suele estar bastante cómodo y como inconveniente de la vida básicamente está el tema resina que se te queda en la ropa o el ocasional despiste de un pájaro buscando el cuarto de baño. Y si estás bajo un manzano quizás se te ocurra alguna idea de golpe y porrazo y, si no es el caso, tienes merienda.
Y así te tiras la tarde, la mañana...la noche ya no que no ves bien.
Por supuesto, el clásico por excelencia para la noche (aunque algunos lectores lo hacen en cualquier momento del día) es leer en la cama. Te pones tus almohadones cómodos, luz a tu gusto y a leer sin que nadie te moleste.
Y siempre en el mejor momento te entran ganas de ir al baño.
Que hablando de eso, si la cosa está increíblemente interesante siempre puedes optar por llevarte el libro contigo y vivir aventuras entre azulejos, sentado/a en el trono. Yo no soy muy fan pero muchos libros del mundo se han leído ahí, más de los que pensamos.
Libro mejor que componentes del Champú, siempre.
En otras ocasiones no te queda más remedio que leer en sitios rarísimos. Por ejemplo, en la típica competición deportiva (llamémosle X) a la que uno tiene que asistir porque va un amigo muy querido, un familiar cercano o simplemente hay que ir pero el libro está más interesante que el partido.
No te agobies, Hermione, no estás sola. Yo te entiendo.
A veces, hay personas que no pueden leer más que en este sitio, porque claro...no pueden salir.
Algo hay que hacer para matar el rato.
Y después están las personas que tiene esa capacidad insólita de leer en cualquier parte, haciendo cualquier cosa y en sitios y situaciones totalmente sorprendentes.
Mens sana in corpore sano - dijo ella.
Por último, el lugar más típico y normal sería repachingado en el sofá, tumbado, sentado, boca arriba, boca abajo o con tu chico/a porque lo mejor del mundo es leer, ya sea sólo o acompañado.
Acompañado también está genial...💘
Creo que no me he dejado ninguna sitio típico donde leer. Mis favoritos son el sofá y la cama últimamente rara vez, mi cama actualmente me parece muy incomoda para eso, la playa también me gusta y suelo leer en los trayectos de tren y en el transporte público. Lo de andar y leer a a vez se me da fatal, ni cuando me entra un mensaje en el móvil, desastre total. Por algún motivo soy incapaz de leer en el coche sin marearme así que aunque me gustaría es imposible. Lo de leer en compañía, pues depende, con mi chico genial, ahora se nos acoplan los peques y todos son preguntas y cabezas metiéndose entre las páginas (para que os hagáis una idea, tener un gato que habla sería lo más parecido) que no es muy cómodo pero tiene cierto encanto.

Y todos vosotros, ¿dónde soléis leer?¿Lo de caminar y leer va con vosotros?¿Preferías leer sólos o acompañados? Contadme estas y otras historias en los comentarios.

2 comentarios :

  1. Hola !!
    Que entrada más graciosa, confieso que soy una lectora de sofa pero me encanta hacerlo en cualquier sitio jajajja besitos y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Aure
      Me alegra que te haya gustado la entrada. Al final el que es lector es un poco lector en todas partes pero siempre hay un rinconcito en el que estamos más a gusto.
      Feliz finde a ti también, muchas gracias por comentar.

      Eliminar

Recuerda que con tus comentarios ayudas no sólo a crecer el blog si no que harás muy feliz a esta blogera. Con tus comentarios aportas puntos de vista, opiniones y ayudas a mejorar el blog así que anímate.
Recuerda, simplemente, ser respetuoso con el blog y con los otros comenaristas.
Si quieres dejarme tu blog con la dirección por la Iniciativa Seamos Seguidores hazlo en el post específico, el enlace está en la barra lateral de la web. Gracias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...